miércoles, 11 de julio de 2012

Orgullosu de ser ASTURIANU!!!!

 
Podría hablar de lo que he hecho, en cuanto a encadenes se refiere, la última semana; un 8b+ a vista, un 8c, un 8c/+ y un 8c+. Pero esto no dejan de ser cifras, y para cifras importantes, los 560 puntos de la prima de riesgo.

Esto es algo que me preocupa bastante, y pienso que cada vez a más personas. Por eso, me hace más ilusión contar lo que hice hoy, 11 de Julio.

Estando de vacaciones escalando en el País Vasco con Mai, Dani Andrada y Mariona, decidí dejar hoy el día de descanso para bajar a Madrid, a mostrar mi admiración por la capacidad de lucha de los mineros de las cuencas afectadas por el incumplimiento del pacto, firmado con el gobierno, para la reducción progresiva de las ayudas al carbón.


Columnas de mineros de las distintas cuencas se reunían ayer tras una marcha de varios días desde sus lugares de origen, en Madrid, donde había preparada para el día de hoy una gran manifestación.

500 autobuses venían también llenos de gente desde las cuencas para acompañar a los mineros.

Ante tal panorama, y ante el marco actual en el que nos encontramos, decidimos Mai y yo que el viaje en el día desde Euskadi hasta Madrid, y su vuelta, era el mínimo esfuerzo que podíamos hacer para mostrar nuestro apoyo y solidaridad a esta gente.


No sólo bajábamos para apoyar el asunto de la minería, que también, bajábamos para apoyar un modo de lucha obrera al que creo que deberíamos unirnos todos como individuos y como trabajadores, y ésto implica molestias, esfuerzo y compromiso.

Tanto que un mísero viaje de 800 kilómetros queda en nada en comparación con los mineros que llevan más de un mes sin cobrar por secundar los paros, con sus miedos y molestias, pero con compromiso.

Digo ésto por que me gustaría que hiciéramos todos un poco de reflexión y aprendiéramos del poder de concentración, resistencia y lucha de ésta gente. Se me saltaban las lágrimas viendo la fuerza y energía que desprenden, viendo a gente con la que merece la pena ir hombro con hombro a cualquier sitio, con la que no da miedo luchar ni ponerse delante de unos Monos vestidos de azul a los que, por cierto, tiraron plátanos, NO FUERAN A PASAR FAME!!!!

Debemos aprender de la solidaridad mostrada por sus vecinos y familias.

Nos va a hacer falta compañeros. Ya no me vale el, "me viene mal ir a esta mani porque tengo la vía a punto". Ya muchos no la van a poder probar, porque se les acaba el paro. Ni el "es que no puedo ir porque estoy ocupado", porque, tristemente, cada vez hay más desocupados. Luchemos por mantener lo que nos queda, que va siendo menos.

No todo es escalar. Hay que pensar que, para estar como estamos, se ha luchado mucho durante décadas, con el esfuerzo de gente que se ha dejado, incluso la vida, para que podamos votar, participar en los sindicatos que criticamos pero no asistimos a sus asambleas para que mejoren, ir a la escuela o al médico, etc

Si nos planteáramos, uno por uno, el ser partícipes de nuestro futuro, de luchar y sacrificarse como lo hacen los mineros a día de hoy, otro gallo nos cantaría. No dejemos sólo a éste colectivo, aprendamos de él y unámonos todos como clase trabajadora que somos. Así, si hay FUERZA. Y luego, el que quiera escalar en su tiempo libre, perfecto pero, lo primero es lo primero.

No dejemos que nuestra máxima preocupación tenga que ser el tener qué comer y no caer enfermos, que vamos por ese camino. Abramos los ojos antes de que se acaben nuestras comodidades, que a algunos, ya les está cogiendo por sorpresa. LUCHEMOS!!!!

SALUD!!!

Venga, va, que pongo una foto de OBABA


2 comentarios:

  1. Muy buen post Pablo. Aunque nuestras aficiones y pasiones nos dan ese puntito de alegría para pasar el día a día. Entre todos tenemos que luchar por cambiar esto y la lucha está en las calles. La causa de unos es la causa de todos. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Cuánta razón tienes, la realidad es que nos hacemos cómodos, se nos olvida por lo que lucharon otros...La asignatura más odiada en los institutos la historia...así nos va! Ahora estamos pagando el error del olvido, y la falta de altruismo.

    ResponderEliminar